viernes, octubre 30, 2009

Guayaquil: Cinco Perlitas.

El “Top 5” de edificios guayaquileños mejor logrados.

Perdidos en este océano de hormigón y fealdad que ha inundado nuestra ciudad desde el siglo pasado, podemos dar esporádicamente con obras arquitectónicas que nos refresquen levemente el alma. A continuación, comparto mi selección con ustedes.

 

5.- La Terminal Aeroportuaria “José Joaquín de Olmedo”.

aeropuerto

Modernismo tropical simpático. Se gana su presencia en esta lista por su exterior, que conjuga dos elementos de forma refrescante. La vegetación y la piedra “Mármol Habano Guayaquil”. 

Tiene algunas falencias en su distribución interior.  Se siente muy “galpón” por dentro, y hay que recorrer grandes distancias para encontrar un baño o un bote de basura.  Esta falencia lo convierte en un “bitchy building”;  es decir, coqueto por fuera y vacío por dentro. 

 

4.- El Edificio “El Universo”.

el universo

Quizás se trate del edificio con el que Guayaquil pretendió decirle “adiós” a los clasicismos.  Sobrio, ordenado.  Sigue los parámetros clásicos al pie de la letra.  Debo confesar que me es difícil hablar sobre este edificio de manera objetiva,  pues tengo un vínculo personal con él.  Viví mis primeros años de infancia frente a él,  en el edificio “Propiedades”;  y no había nada que yo disfrutara más que asomarme al balcón y escudriñar visualmente sobre sus formas.  Aparte de eso,  en aquella época estaba repleto de nidos de golondrinas;  y el verlas volar alrededor de los capiteles era un espectáculo.

Además de su sobriedad arquitectónica, considero que el edifico del diario “El Universo” es un vivo reflejo de las instituciones en la ciudad y su necesaria capacidad de adaptarse a los cambios y a las circunstancias.  Construido originalmente como el Templo Masónico de la ciudad,  fue entregado al banco acreedor de la hipoteca, e inmediatamente fue comprado por sus actuales propietarios.  Hasta hace un par de décadas, en su interior se encontraban las oficinas del diario y las máquinas impresoras. Actualmente, abarca las oficinas de la fundación “El Universo”.

 

3.- El Palacio Municipal.

palacio municipal

El edificio emblemático de la ciudad. Obra del italiano Francesco Maccaferri. Punto cumbre de la expresión neoclásica de la ciudad.  En él se incorporan de manera conjunta los nuevos materiales de la época.  El hormigón, el vidrio y el metal se conjugan con las formas y ordenes de la arquitectura republicana,  para manifestar la transición de épocas en la que fue construido.

Pocas cosas quedan por decir sobre esta edificación,  la cual puede tranquilamente ostentar títulos como el edificio más estudiado y más publicado de la ciudad.

 

2.- El Edificio del banco Central. 

 BCN dia

Joya arquitectónica del modernismo guayaquileño, proyectada por el arquitecto Guillermo Cubillo Renella.  Moderno, poseedor de una geometría pura, estilizado en su forma y resalta por la elegancia de sus materiales.  A diferencia de la gran mayoría de edificios del centro guayaquileño,  Se retira de sus linderos, ofreciendo espacio más espacio público a la ciudad y alivianando la carga visual del paisaje.  Su pórtico volado sin columnas le da una sensación de ligereza. Es como si el edificio flotara.

BCN noche

Además de todo esto,  este edificio tiene un “look” impresionante de noche, con un juego de iluminación tan sencillo, pero al mismo tiempo, tan elegante.

Sin lugar a dudas,  su presencia junto a la plaza San Francisco colaboran en la calidad del espacio público del lugar.

 

1.- El Centro de Convenciones del Parque Rodolfo Baquerizo.

centro de convenciones rodolfo baquerizo

El éxito de un edificio se puede medir en dos ámbitos. El primero –que casi siempre es el único que se toma en cuenta- es la eficiencia y el confort con el que permite que se desarrollen en su interior las actividades para la que fue construido. El otro ámbito es su relación con el entorno;  es decir si el sitio se ha visto mejorado o empeorado con la presencia de aquella construcción.

Es por eso que le doy el primer lugar al Centro de Convenciones del parque Rodolfo Baquerizo. Antes de su construcción, aquel parque era un espacio poco transitado,  esquivado por los transeúntes.  Este edificio se acopla bien al sitio.  Apenas se apoya sobre la plaza,  dejando gran parte de su nivel inferior en en planta libre.  Adicionalmente,  es el único edificio que cumple con algo fundamental para Mejorar el espacio público en Guayaquil: GENERA SOMBRAS. Si este centro de convenciones no contara con su impresionante pórtico de quiebra-soles,  la gente no se sentara en las bancas ubicadas a su alrededor.  De igual manera,  no se usaría el teatro al aire libre que tiene a un costado suyo.  Para terminar los halagos, debo recalcar la forma efectiva en la que se integra con el Malecón del Salado;  convirtiéndose así en el espacio pública que tanta falta le hacía a los estudiantes de la Universidad de Guayaquil.

Este edificio me hace reflexionar sobre las falencias del espacio público de Guayaquil.  Falencias que el Municipio podría suplir fácilmente,  mediante las reformas de ciertas normas.  Se debería retomar la exigencia de los pórticos en las construcciones nuevas de la ciudad, no solamente en el centro.  El beneficio de caminar amparados por la sombra de las casas es invalorable.

centro de convenciones rodolfo baquerizo 02

Y ya que tocamos el tema de las sombras, ya es hora que pongamos un alto a tanta palmera!  Que vuelvan las acacias, los sauces, los cauchos, los ficus y los ceibos a brindar sombra a las calles de la ciudad.  No puedo creer que hayan personas que se autoproclamen “técnicos”, y que cambien a aquellos arboles hermosos y centenarios,  para reemplazarlos por palmeras; con la estúpida intensión de proteger el hormigón.

miércoles, octubre 28, 2009

Guayaquil: Cinco Fealdades.

El “TOP 5” de los Edificios más FEOS de la Ciudad.

5.- El Edificio “La Previsora”.

la previsora

De los feos, este es el edificio más “piropeable”. A diferencia de muchos edificios feos de la ciudad, “La Previsora” tiene un "buen lejos”; es decir, a la distancia no se lo ve mal. No mata, ni enamora; pero pasa. De lejos, pasa.

El desencanto viene cuando la distancia se acorta. El edificio que alguna vez quiso jactarse de ser la torre más alta del Pacífico sur sudamericano (lo cual nunca fue verdad), no tiene un acceso digno de una torre de su tamaño. Este proyecto debió haber tenido un atrio de triple altura como acceso y como pórtico. Parece que –una vez más- apareció en escena nuestra idiosincrasia guayaca, para lanzar sobre el plano la ponzoñosa idea que “área no construida es área desperdiciada”. El actual edificio del Ministerio del Litoral, la ex-matriz del Banco del Progreso, tiene algunas fealdades en su acceso principal; pero, a pesar de tratarse de un edificio mucho más pequeño que “La Previsora”, tiene una triple altura en su nivel de entrada. Hubiera sido interesante ver algo así también en esta torre de la época bancaria.

Aparte de la aplastante entrada y su pórtico, podemos agregar que es demasiado monolítico en su forma. No hay juego, ni gracia en su diseño, a medida que la torre asciende hasta el punto construido más alto de Guayaquil.

Ojalá el próximo proyecto que aspire a ser el edificio más alto de la ciudad proponga una forma más ágil, llamativa y pura, para que el futuro nuevo punto mas alto de la ciudad no sea solo llamativo por alto, sino sobretodo, por bien diseñado y elegante.

4.- El Centro Comercial “San Marino”.

San Marino

EL “FRANKENSTEIN”de los centros comerciales. Así como el mítico científico suizo creó a su horrorosa criatura, tomando partes de diferentes cadáveres, la fachada de este centro comercial es el producto de la desproporcionada fusión de diferentes elementos arquitectónicos que la cultura guayaquileña considera como “autóctonos”. Mis felicitaciones y mi envidia con los habitantes de la la ciudad capital, que supieron evitar a tiempo el que transformaran al “Quicentro” -el hermano mayor del “San Marino”- en una carpa de circo, hecha en hormigón.

Lo triste de todo esto es que –por dentro- el espacio del “San Marino” es muy agradable. Y cuando uno se percata de los contrastes existentes entre su interior ysu exterior, tiene la misma sensación que da el salir con un alguien que trata de lucir bien; y que al recargarse tanto, no logra más que esconder su encanto natural.

Uno de todos modos, uno va al “San Marino”, pero luego de comer o comprar ahí, es inevitable que en la mente del usuario venga auqella canción que dice “VIVA LAS VEGAS!”.

3.- El Hotel “Sol de Oriente”.

IMG00173-20090911-1547

Un escándalo para los ojos. Compadezco a los vecinos del edificio. Al mismo tiempo, les sugiero una revisión psiquiátrica periódica; porque vivir junto a una construcción tan chillona puede traer terribles consecuencias para la mente y para el espíritu. Es un documento histórico viviente. Gracias a él, podemos saber los todos los tipos de vidrios disponibles en 1983.

Créanme que trato de buscarle algo positivo, pero simplemente, no lo tiene.

Ni modo!

2.- El Edificio “FORUM”.

forum

Si en los años sesentas, el edificio “Huancavilca” mejoró la plusvalía en la zona del Parque Centenario, el “Forum” se encargó de hundir la plusvalía de aquel sector hasta niveles subterráneos.

Este edificio es un digno de ser estudiado a profundidad por los estudiantes de arquitectura de hoy; con la intensión que no se repitan en el futuro barbaridades como esta. Originalmente destinado al uso de oficinas, las deficiencias de su infraestructura (ascensores dañados, mala provisión de agua potable, espacios públicos oscuros y estrechos) se encargaron de despejar el sitio para la aparición de efímeras discotecas de mala muerte, y suites improvisadas, en los espacios destinados para abogados, economistas y contadores.

El edificio “Forum” cuenta con dos records locales a su haber:

1.- Es el edificio que en más ocasiones ha sido publicado, no en “TRAMA”, sino en la sección de “Crónica Roja” del diario “Extra”.

2.- Dada su adaptación de uso, de oficinas a suites, el “Forum” se ha ganado el título de “El Conventillo más grande de Guayaquil”.

Otro dato interesante del “Forum” son sus actuales ocupantes. Aparentemente, quienes ven cierta fascinación en aquella mole vetusta de hormigón son los miembros de la comunidad “gay” guayaquileña, en especial, la de escasos recursos económicos. Aparte de ellos, el edificio aún permanece ocupado por uno que otro abogado distinguido de nuestra ciudad.

1.- El Edificio del M.A.G.

MAG

Otro “Fankestein” de hormigón. Los pórticos de Niemeyer, combinados con una torre semicircular y un techo cónico, en forma de sombrerito chino. Sobre esta fealdad perenne, ya hemos escrito en anteriores ocasiones, en especial, luego que lo remataron con una taza de “Nescafé” sobre su parte más alta. Destinado al abandono total, solamente esta ocupado en un 18% de su capacidad; sin ascensores, pocas luces, sin agua y con los vidrios de su fachada rompiéndose de uno en uno.

En la actualidad, este edificio espera que se le dé un futuro mucho más digno, como por ejemplo una demolición programada con explosivos; tipo “las Vegas”. No queda para nada más.

martes, octubre 27, 2009

Puentes Cobardes.

 

puente ladrillazo

Hace poco tiempo atrás,  un grupo de ex-alumnos míos tuvo que ir a fotografiar el nuevo puente peatonal sobre el estero Salado.  Eso me permitió tener acceso a información fotográfica sobre aquel proyecto que –por si solo- jamás habría captado mi interés.

Curiosamente, navegando en esa cocaína cibernética llamada “Facebook”,  encontré que un amigo mio también le ha visto un atractivo visual a aquel puente,  y le ha tomado algunas fotografías.  En una de sus fotos, mi amigo escribió como título: “Es Guayaquil que progresa”.

Sí. Guayaquil progresa. Estoy totalmente de acuerdo con aquella afirmación.  Pero, aclaremos: Guayaquil progresa, A PESAR de obras tan débiles y poco planificadas, como el nuevo puente peatonal del estadio de Barcelona.

Se trata de un puente cobarde.  Cualquier puente que use cables tensores, pero que cuente con cimentación vertical inferior es un PUENTE COBARDE;  proyectado seguramente por un arquitecto caprichoso y por un ingeniero cobarde.

puente el velero

Quince años atrás, tuvimos ya un muy mal antecedente en la ciudad. Me refiero al puente “El Velero” que une la calle Aguirre con la Avenida Barcelona.  A diferencia del puente del Monumental,  el puente del Velero, no llega si quiera a ser un “puente cobarde”;  sino solamente un puente afeminado y nada más.  Sus cables nunca tuvieron la intensión de aparentar algún tipo de soporte estructural.  Simplemente, los pusieron ahí “para que se vea bonito”.  Hace pocos años, resaltar aquella función decorativa de los cables, colocando iluminación LED sobre los mismos,  de tal modo, que aquel puente es un atractivo para quienes mueren por inmortalizar a Guayaquil en fotos de tarjeta postal. Es decir, que hace poco, el puente del Velero “salió del clóset”.

Hay que admitir que la maniobra de la iluminación LED sobre los cables tensores del puente “El Velero” si fue positiva.  Dejando los cánones arquitectónicos a un lado,  si se debe admitir que fue una forma de volver más atractivo  a aquella infraestructura urbana;  y de paso, así se logró evitar que los chicos del vecindario siguieran decorándolo con elementos semejantes al presentado en la gráfica que está bajo estas líneas.

zapatos colgados 

En fin,  no queda más que seguir rogando por que en esta ciudad los arquitectos comiencen a pensar como planificadores, y no como decoradores.  De igual forma, roguemos que los ingenieros que los ingenieros de la ciudad se vuelvan más audaces, al menos, en el momento de proyectar puentes.

 

FE DE ERRATAS.

Noviembre 5 del 2009.

Puente bacelona

Anteriormente,  este post tenía un quinto párrafo, que decía lo siguiente”

“Además de cobarde,  el puente peatonal del estadio Monumental es egoísta.  Sólo comunica al suburbio suroeste de la ciudad con el estadio;  no comunica al suburbio con los demás barrios colindantes al estadio.  Entonces, aquel habitante del suburbio que quiera ir a visitar a algún amigo que viva en la zona de San Eduardo, tendrá que dar una vuelta enorme, y usar los puentes de la calle 17 o el de la calle Gómez Rendón (aquel que el gobierno bautizó como “Puente Patria”. No entiendo el afán de todos los políticos por usar los puentes como medios de propaganda; más que como medios de circulación urbana)”.

Debo decir a nombre de todo del personal que hace “LADRILLAZOS” (es decir, a nombre mío y de mi gato), que no tememos en rectificar y corregir nuestros errores.  El día de ayer pasamos por el puente peatonal del estadio de Barcelona,  y encontramos que se ha retrocedido el cerramiento, de tal manera que la bajada del puente queda fuera de los predios del estadio Monumental.  De esta forma, la bajada del puente queda en la vereda de la Av. Barcelona.

Nos parece muy bien que el mencionado puente no sea en realidad un “puente egoísta”, tal como temíamos.  Por ello, le quitamos tal calificativo.  Se trata entonces de un “PUENTE COBARDE”, y nada más.

Loading...